web analytics

Borrón y cuenta nueva al estilo Marvel (segunda parte): Heroes Reborn

El After Xavier de Marvel, aparentemente, dejó a más de de un ejecutivo de la compañía contento y tentado para probar con nuevas “continuidades”, aún a costa de vender el alma de la compañía al diablo (o de hacer maquiavélicos tratos con ex empleados con los que se juró no volver a trabajar nunca más).

Un poco de historia: en 1992 un grupo de dibujantes superventas de Marvel (liderados por Todd McFarlane, Jim Lee y Rob Liefeld) dejó la compañía para fundar su propio sello, Image Comics. La premisa de Marvel era que lo que vendía eran sus personajes, y no los artistas, por lo que los dejó ir sin más, convencidos de que regresarían al poco tiempo con la cola entre las piernas. Unos cuantos meses –y apabullantes cifras de venta- refutaron más allá de cualquier argumentación la idea de Marvel. Lo que vendía eran los super-artistas. Los personajes daban lo mismo (al menos en lo inmediato).

Como sea, hacia 1996 los personajes más emblemáticos de Marvel estaban de capa caída. Los Avengers, Iron Man y los Fantastic Four sufrían con bajas cifras de ventas, argumentos deslavados y arte olvidable (Captain America se salvaba con los guiones de Mark Waid). Se necesitaba un golpe de timón que permitiera repuntar la venta de estas revistas, algo creativo, original, nunca antes visto.

La necesidad tuvo cara de hereje, y Marvel le ofreció a sus antiguos empleados Lee y Liefeld hacerse cargo durante un año de cuatro títulos dentro de un nuevo concepto auto-contenido. Lee tomaría los Fantastic Four e Iron Man, mientras que Liefeld haría lo propio con los Avengers y Captain America. Todo, en un nuevo universo de bolsillo, bajo la etiqueta Heroes Reborn.

(Esto, previa locura del Professor X y su alter-ego Onslaught que envió a estos héroes a un nuevo universo, sacándolos temporalmente de la continuidad Marvel).

Así, Lee y Liefeld disponían de un maravilloso campo de juegos, con personajes queridos y conocidos, para poder re-contar sus historias a su entera voluntad, cambiando algunos elementos para hacerlos más accesibles a las nuevas generaciones, y desprendiéndose de la carga que significaban, a esas alturas, más de treinta años de historia publicada (al fin y al cabo, nada muy distinto de lo que sería el universo Ultimate algunos años después).

La calidad de los títulos fue bastante dispar: los títulos de Jim Lee estaban a años luz de los de Liefeld, y no solo a nivel de arte. El Captain America de Liefeld debe estar entre los títulos de superhéroes peor dibujados de la historia (con perdón de Jim Aparo y Pat Broderick). Los guiones de Liefeld también dejaban mucho que desear, al punto que al cabo de seis números Liefeld se bajó del proyecto dejando todo en manos de Lee.

Sin embargo, las ventas fueron de lo mejor que vieron estos títulos en muchos años. Finalmente, James Robinson  escribió un número 13 para cada serie, y en una nueva saga titulada Heroes Return los personajes volvieron a su continuidad habitual, y aquí no ha pasado nada.

Como comentaba al iniciar el artículo anterior: los New 52 no tienen nada de original. Lo único que nos resta esperar es que los genios de DC (léase Dan Didio y sus esbirros) cierren de una buena vez la puerta de esta nueva continuidad y nos permitan regresar a leer nuestros héroes en la manera en que nos gustan.

9 Responses

  1. Bicho Azul dice:

    Tengo entendido que Onslaugth no los “sacó de continuidad” ya que los Avengers y los Fantastic 4 eran dados por desaparecidos o muertos en la era post Onslaught.
    Si alguien púede corroborar este dato, ya que puedo equivocarme…

    Respecto al cierre de tu nota, Darkseid… chuta , yo siempre he sentido que este reboot se parece en algunas cosas a Heroes Reborn y por ello siento que de un modo u otro volveremos a la continuidad previa. Pero también puedo equivocarme…

    ¿Te gustó el comentario? Thumb up 0 Thumb down 0

    • darkseid dice:

      Correcta la respuesta del caballero! Onslaught los “desapareció”, pero al fin y al cabo lo importante es que tenían una excusa para descontinuar/reiniciar sus títulos.

      A ese respecto Marvel no se complica, y muchas veces la solución que tienen para resolver problemas con personajes puntuales en macro-sagas o grandes eventos da pie para aún mejores historias: ejemplo, como para Civil War tenían que sacar del escenario a Hulk (porque el bando que se quedara con Hulk ganaba por paliza), lo mandaron al espacio (por mientras), donde ocurrió nada menos que Planet Hulk (y luego World War Hulk), que es de lo mejorcito que he leído del goliath esmeralda en los últimos diez años.

      ¿Te gustó el comentario? Thumb up 0 Thumb down 0

  2. La clave de todo esto, es la famosa Pandora. Si en la saga de la JLA cuando salga la tipa se revela qué demonios pasa, sabremos.

    Antes, puras esperanzas. En todo caso, creo que generalizan: hay cosas que van viento en popa, buenas historias como Swamp Thing, Wonder Woman, Aquaman que ha ido mejorando, Green Lantern y Batman (que son las que no se reiniciarion, justamente) y un par más, bien buenas.

    El problema es Superman, que está re fome, salvo Morrison, claramente.

    Veremos cómo anda la cosa, la clave es Pandora.

    ¿Te gustó el comentario? Thumb up 3 Thumb down 0

  3. Algunos datos adicionales:

    Los títulos Marvel estaban en manos de un grupo reducido de editores/escritores que se supervisaban entre ellos (DeFalco, Gruenwald, Harras). Los títulos necesitaban talento nuevo hace años, así que para hacer esto (traer a Liefeld y Lee) la decisión tuvo que ser tomada por encima de los editores Marvel (los cuales no estaban muy de acuerdo con la idea).

    El título “Hulk” de Peter David estuvo a punto de ser cancelado (para que Liefeld y Lee tomaran el personaje), pero al final decidieron que sería un error cortar un título tan popular. Así que por ese año aparecieron dos Hulks, el del título de Peter David, y el que aparecía en “Heroes Reborn”.

    A Liefeld lo echaron a mitad de camino. No estaba cumpliendo con las ventas, y además uno de sus colaboradores (Jim Valentino) lo acusó públicamente de no pagar lo que debía (Valentino escribía “Avengers” para Liefeld). Por esa misma época sus socios en Image decidieron despedirlo de la compañía. (Fue reemplazado por James Robinson y Joe Bennett en “Captain America”, y ahí el título mejoró bastante.)

    El crossover en el número 13 de cada serie que escribió Robinson tuvo otra particularidad: los personajes Marvel aparecían junto a los personajes del universo Wildstorm (personajes que hoy día están siendo integrados al nuevo universo DC).

    Jim Aparo sigue siendo un maestro.

    ¿Te gustó el comentario? Thumb up 0 Thumb down 0

  4. GRAYSON dice:

    Con todo respecto al redactor del artículo, atreverse siquiera a comparar a un profesional tremendamente serio, competente y academicamente más que correcto tanto en narrativa como en anatomía y otros necesarios conocimientos de un dibujante, como Jim Aparo (y en menor medida Pat Broderick), con la ignorancia a todos los niveles artísticos que responde al nombre de Rob Liefeld me parece una atronadora falta de juicio, conocimiento del medio y buen gusto. Un poco de respeto a un señor del cómic que contribuyó en su época como pocos (y únicamente considero como más influyentes a Neal Adams y Marshall Rogers) a afianzar y fortalecer la imagen canónica de Batman y su galería de secundarios y villanos.

    ¿Te gustó el comentario? Thumb up 7 Thumb down 0

    • darkseid dice:

      Estimadísimo Grayson, comparto plenamente sus dichos respecto de Aparo. La mención ofensiva hacia el maestro Jim Aparo tenía nada más como objetivo el causar un disgusto a nuestro buen amigo Rodrigo Baeza, fiel seguidor y defensor de aquél.

      En lo que respecta a Broderick, no hay caso, no me puede gustar su arte.

      ¿Te gustó el comentario? Thumb up 0 Thumb down 0

    • Kyle_Rainer dice:

      Es que no puedes comparar al maestro Aparo, es no más…

      ¿Te gustó el comentario? Thumb up 0 Thumb down 0

  5. Alvaro Murga dice:

    Esto no fue como los new52. Aca no hay vuelta atras, hay mucho en juego. Con Heroes reborn el universo 616 siguio activo mientras el experimento Leefeld operaba. En los new52, no nos ha quedado ningun rastro del universo precedente. Y eso sin contar con la mezcla que se hizo con Wildstorm.
    Ahora se entiende porque Lee permitio que le cerraran la editorial, ahora que es uno de los jefazos maximos (solo espero que saque a Didio del trabajo).

    ¿Te gustó el comentario? Thumb up 0 Thumb down 0

  6. juanamichi dice:

    Si se le puede acusar de soberbia a una casa editorial, la talla mayor se la lleva, sin lugar a dudas, DC Comics… Insiste en obligarnos a digerir sus experimentos de “borrón y cuenta nueva” que, hasta el momento, no han salido todo lo bien que deberían. Las ideas han sido atractivas pero sólo los comienzos, ya que transcurridos unos cuentos nºs comienzan los guiones flojos, las justificaciones forzadas y los remates apurados, dejando la sensación que los plazos los traicionaron y se debió decantar por cantidad en lugar de calidad. Si bien la calidad era bastante dispar en las colecciones Reborn, era refrescante ver nuevos orígenes o muy similares a los anteriores (recomiendo leer el Nº 1 de los 4F Heroes Return, con el homenaje a las primeras viñetas del original Nº 1 de los 4F). Ahora, si bien la salida de puerto era bastante arriesgada (1 año para que esas colecciones contaran historias de esta realidad donde estaban atrapados estos héroes, mientras la continuidad de Marvel en el resto de las colecciones seguía su normal curso), el regreso fue bastante aceptable para el grueso de los lectores, existendo sólo disidencias y protestas en el grupo denominado “Marvel Zombies” (como le llamaban a los fans incondicionales y puristas al tope, onda Sheldom Cooper…). En cambio borrar todo, matar la continuidad que tuvo un buen inicio, en el caso de Superman con Byrne y comenzar con papel en blanco luego de experimentos como Hora Zero… Para contar otras historias, otros comienzos, para eso estaban los Elseworlds en el caso de DC (What if… en el caso de Marvel). Es una apuesta bastante arriesgada que ha tenido su mayor atractivo en los primeros nºs de determinadas colecciones y en un merchandising agresivo. Espero que en algún momento el cartero despierte y el universo siga su marcha habitual.

    ¿Te gustó el comentario? Thumb up 1 Thumb down 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>